sobre mísobre el bloghablémosinstagramtumblr
Año nuevo: resoluciones de este 2016.
31 dic. 2016 // 9:31


Resultado de imagen para pedro engelsHola hola! estamos a dos días de despedir un  año de mierda, y bajo esta premisa me puse a pensar en las cosas que me propuse para este 2016, cuáles de ellas cumplí y cuáles no. A principios de este año, me propuse todo esto y puedo decir de manera absolutamente despreocupada que no cumplí nada.
A veces me pongo a pensar en que los balances de fin de año son una mierda y que el cambio no depende del ciclo lunar ni nada de eso, sino de algo mucho más grande que no es el/la ser humano/a: me refiero a un cambio de estructura sociopolítica, al desarrollo de sociedades y culturas feministas -y travesti-, a la caída del capitalismo, al fin de las fronteras geográficas, la invasión marciana, o algo que sea más poderoso que nosotros mismos, porque admitámoslo, mientras vivamos en sociedades capitalistas, explotadoras, individualistas y mercantilistas, jamás tendremos tiempo para disfrutar de la naturaleza, viajar por el mundo, o renunciar a nuestros trabajos para vivir nuestros sueños. 
Si, es verdad que los cambios son producidos por seres humanos, pero éste no se produce gracias al movimiento de seres individuales. Además toman tiempo, dedicación y trabajo, y no es algo que podamos decidir por nuestra propia cuenta; lo único que queda es colectivizarnos, conocernos, trabajar juntxs y armar redes de apoyo y cariño.

Como me puse a pensar en las cosas que no cumplí, no pretendo ni tengo moral para decir que este año iré al gimnasio, dejaré de comer carne o me sentaré a mirar las estrellas y a oler la tierra mojada. Lo único que me queda por hacer es pensar en todo lo que aprendí este año, relativo a la teoría, las cosas y personas importantes de este paso mundano; considerando que este año fue sorpresivamente bueno. No soy particularmente pesimista, pero si tiendo a ver la vida de una manera bien realista, que bordea en lo frívolo y en lo desagradable. Me gusta considerarme una realista bien informada, por lo que si digo que este año fue bueno, es porque me tuvo sacando chispas brillantes por los ojos y vomitando arcoíris en muchos momentos, a pesar de todo lo mierda que pudo haber sido también -y lo fue, en muchos aspectos, este año fue una mierda-, pero el balance en general es positivo, y creo que eso tiene que ver con la sabiduría y experiencia que una va adquiriendo con los años, debido al ajetreo mismo de ser ser humana. Digamos las cosas como son: ser persona y vivir es tremendamente complicado. Una se encuentra con muchos obstáculos de manera constante, en la universidad, el trabajo, la calle o la familia; y hay muchas veces en las que una quisiera decir "basta". A veces yo no puedo aguantar la presión de sacarme buenas notas, ser responsable, inteligente y más encima simpática, por lo que llego a mi casa insoportable y -literalmente- nadie puede acercarse a mi. Vivir y aguantar otro año, más encima considerándolo como algo bueno, y sacando nuevas experiencias y conocimiento a través del tiempo es un acto tremendo de resistencia que merece un especial reconocimiento, si haz llegado hasta acá ¡eres asombrosa/o!

La imagen puede contener: texto
(si estás leyendo esto, haz sobrevivido tu vida entera hasta este punto. Has sobrevivido traumas, corazones rotos, devastación, las diferentes faces de la vida. Y aquí estás, hijo de puta, eres increíble.)

Como suele decir la gente mayor, no hay mal que por bien no venga, así que luego de toda esta shitty introduction me gustaría compartir algunas resoluciones y aprendizajes, desde la cosmovisión de una humilde estudiante promedio, y estúpida, por sobre todas las cosas. 

Resolución n°1, y del cual se desencadena todo lo demás: 
La vida es muy corta para no ser estúpida. 

Me tomó exactamente veintiún años entender esto. Imaginen que tan solo podremos vivir, con total independencia, un período de aproximadamente 65 años, que si lo montamos sobre la línea de tiempo del mundo y del planeta, no es absolutamente nada, somos seres insignificantes en el curso de la vida de la Tierra. Así es amigues, la vida es muy corta para no hacer lo que una quiere. Esto lo entendí muy a la fuerza, y cuando al fin me libré de todos los rollos moralistas  y éticos, pude entender no solo las cosas que quería y quiero hacer, sino que mis formas de actuar y las decisiones que tomo de manera consciente o impulsiva. Esto me hizo  ver que no, no soy una inconsecuente y odiosa, sino que simplemente, soy estúpida. Y eso está bien. La vida es en serio muy agobiante para no pensar en actuar de manera irresponsable, de ir de fiesta un día martes, hacernos un tatuaje del que luego nos avergonzaremos, o besar a quién se nos ocurra. 

Resolución n°2: 
Está bien querer, amar y sufrir (y hacer el ridículo en el intertanto). 
No es un secreto que estuve detrás de un chico por mucho, mucho tiempo. Era mi amigo desde hace ya varios años y a mi me gustaba mucho, y este sentimiento duró al menos un año y medio o un poco menos. Una noche un poco trágica decidí que la situación no podía seguir así, así que al otro día -sin los efectos del alcohol tbh- le mandé un mensaje por whatsapp, contándole en muy breves palabras y emoticones de marcianos, como me hacía sentir su existencia. Su respuesta fue inexistente, en serio, solo me dejó el "visto" y los dos tickets azules en wtsp y bye bye, ahí acabó nuestra amistad. Mucha gente se metió en el medio y me decían que hacer o que decir, como actuar, y trataban de "aconsejarme" pero yo lo único que hacía era llorar, odiarlo, llorar, quererlo, llorar, y finalmente, aunque lo veía casi todos los días en la universidad, opté por no hacer nada. No hice ni dije nada, y eso me dejó con una sensación terrible de que se me habían pasado muchas balas, y pensé, ¿esta sensación va a durar para siempre? No perritas, el muchacho cometió muchos errores con otras personas, fue moral y socialmente condenado y eso no hizo más que al fin, desprenderme de él, y hoy no me genera nada más que desagrado. El punto es que entre medio de todo esto yo me volví realmente inconsecuente y en serio, no sabía lo que hacía o lo que quería. Un día le rogaba -a través de un chat de facebook- que no me hablara nunca más en su vida, y al otro día nos veíamos en el patio y le preguntaba como estaba, que qué onda su vida y así. Un día lloraba y al otro día lo odiaba con toda mi alma; y al final me di cuenta que el amor te hace ser una perra indecisa e inconsecuente; dejé de ser la persona extremadamente racional y consciente del resto que suelo ser -o creía que era- y me puse a actuar como una niña de 15 años, haciendo pataletas y berrinches, ¿la verdad?, me siento muy orgullosa de eso. 

Resolución n°3: las burlas te harán más fuerte.
Tengo un carácter muy duro y tiendo a enojarme muy rápido. Además soy muy narcisa, y eso tiende a transformarse en egocentrismo muy rápido. Me mato estudiando, así que además me va bien en la universidad. Me amas, o me odias, es así de simple; y a mis compañeros/as de universidad suele pasarles eso. La gran mayoría tiende a sentir rechazo hacia mi persona, pero yo creo que es porque realmente no me conocen; como dijo la gran Sharon Needles, "pareciera que doy miedo, pero soy adorable", o algo así: 

Imagen relacionada
Mi generación además está muy dividida en grupos de personas que no interactúan mucho entre sí, así que a principio de año descubrí de una manera muy bizarra, que una amiga y yo éramos objetivo de burlas por parte de otro grupo de compañeros: hablaban mal de nosotras, se reían, así. Pude haber hecho el escándalo del año y verlos caer en vergüenza y desesperación -porque sí, les dio vergüenza-, pero no lo hice y opté por lo más sano: ser tremendamente amorosa con todos ellos/as. Lo que me dio mucha pena fue el doble discurso de una compañera feminista involucrada, pero bueno. Estuve mucho rato cuestionándome el porqué esas personas me trataban de esa forma, pero lo único que concluí es que la envidia puede corromper los corazones humanos; y que la ignorancia hacia lo desconocido puede ser terrible, ¿me deprimí?, no, renací como el ave fénix, más perra y simpática que nunca. 

Resolución n°4: mis amigos/as son geniales. 
Creo que nunca voy a poder demostrar y expresar lo muy agradecida que soy de tener a cada uno de mis amigos y amigas a mi lado. Han sido mis consejeros y mis escuchas, sobre todo en cosas relativas al corazound -ya que este año fue bien vertiginoso en esa área-. Tanto mis amigos de la universidad, como mis amigos de toda la vida son increíbles y me siento muy rodeada por su amor y apoyo. Esto no es nuevo ni exclusivo de este año, porque hemos construido lazos fundamentados en nuestro tiempo juntos, en la empatía, respeto, cariño y admiración entre otras cosas, pero cada año al hacer un balance pienso en que son increíbles y que son, definitivamente el viernes que le faltaba a mi corazón. Es cierto eso de que la cantidad no es calidad, pero considero tener hartos amigos y amigas, y creo que eso no merma el cariño que nos tenemos. Los amo, y les agradezco todos los días. 

Resolución nº5: No soy una mujer perfecta. 
Debido al carácter narciso de mi personalidad, alimentado por el ego, las buenas notas, y alguna que otras cosas, me es muy fácil ser una persona soberbia. Este año entendí que yo no solo podía enseñar a los demás, sino que también aprender. La oportunidad de ser ayudante de cátedra me permitió no solo enseñar y armar redes con compañeros/as, sino que también pude aprender mucho de ellos y ellas. Entendí que enseñar y aprender era parte fundamental de mi vida, y que yo no tengo la respuesta a todo. No, no lo sé todo, y muchas veces tuve que estudiar mucho para enseñar algo. Por otro lado, las burlas, las derrotas amorosa, y los fracasos académicos me hicieron entender que no soy una mujer perfecta, porque esa mierda no existe. 
Sin duda mi experiencia de trabajo de campo en Argentina tiene muchísimo que ver con esto, y debido a las características del mismo, creo que es una experiencia que marcó un antes y un después en mi carrera, en mi ética profesional, y en la forma de enfrentar las cosas. 

Resolución nº6: Salir de fiesta y ser una perra estúpida no es tan malo. 
Este año fui a cuanta disco gay me invitaran. Dejé la vida en la pista, bailé como si no hubiese mañana y pulí mi clóset buscando atuendos para deslumbrar. Lo pasé bien, no me puedo quejar. 
Quizás si cumplí alguna de mis metas este año, fue dejar un poco las responsabilidades y vivir más la vida; salí de fiesta, aprendí pasos de bailes nuevos, dejé la vida en la pista, hice tonterías y recorrí Santiago a las cinco de la mañana. Además, me convencí de dejar de lado ciertas apreciaciones morales tontas y me creé un Tinder, lo que es un tremendo paso para una persona a la que le cuesta de sobre manera socializar a través de celular o teléfono, como a mí (sí, por muy sorprendente que parezca). Aun así, he conocido a varias personas interesantes y he entendido un poco de ese ego que aumenta cada vez que haces match con alguien. Ser ridícula, no es tan malo. 

Eso es todo, creo. Sin duda aprendí mucho más, pero podría resumir todo en que ser estúpida es muy entretenido. Este año desafié las reglas familiares en más de una ocasión al tatuarme, perforarme o raparme, además de actuar de manera completamente opuesta a como mi familia espera que lo haga. Ese es tema para otra entrada; de todas formas, si pudiera dar un consejo universal, es que la vida es demasiado corta para no ser estúpida. 
Espero que pasen esta noche vieja muy rodeados y rodeadas de amor junto a sus familiares y amigos. Por mi parte, yo estoy en la playa junto a mis abuelos, tíos/as y primos/as paternos-cabe decir que soy la mayor de todes, el resto es -15 años jiji-, así que lo pasaremos de pelos, con mucha comida y dulces, ya que soy considerada como una niña más. ¿Mi outfit para hoy?, burdeo, como siempre. Voy a contarles un poco al respecto luego. 
Espero que este nuevo año sea muy provechoso para ustedes. Recuerden usar cositas rojas los días martes y viernes para espantar las malas energías, además de usar ropa interior amarilla hoy para la buena suerte. Revisen su horóscopo y que el año del gallo de fuego no sea tan bélico para ustedes. Un abrazo. 

                                                                      さようなら!!!

Etiquetas: ,


¡Deja un comentario // 4 comentarios




Fran // 21 años // Santiago de Chile
Lamentos de una estudiante promedio de antropología.
lifestyle • animé y manga • arte • música • literatura • bordado • feminismo • otros.
Combato el patriarcado y la heteronorma desde un computador.
Soy ante todo, una chica odiosa. Pero graciosa.
g i r l p o w e r
Image and video hosting by TinyPic .