sobre mísobre el bloghablémosinstagramtumblr
Fact: Partiendo al trabajo de campo ¡Tengo miedo!
8 oct. 2015 // 10:43


¡Hola hola! El sábado parto a Concepción (sur de Chile, para los extranjeros y santiaguinos) al que será mi 3er terreno etnográfico y mi 2do terreno fuera de Santiago. Prepararme para éste significa tomar  grandes desiciones prácticas, teóricas y metodológicas, además del estrés y porqué no decirlo, miedo a lo desconocido y al fracaso (y a la reprobación y al atrasar mi titulación en un año, pero claro, nada tan terrible).
La construcción de este terreno se fundamenta en el aprende a construir un problema, pregunta y objetivos de investigación, además de aprender a realizar entrevistas exitosas. Para dar cuenta de esto me he visto agobiada por entregas de pautas de entrevistas, de observación, informes metodológicos y he visto mi paciencia (y autoestima) bastante mermada por el fracaso constante de tener que construir una pregunta de investigación una y otra y otra y otra vez.

Desde hace unas semanas que se instaló en mi cabeza el pensamiento de "No quiero ir a terreno" y esto se agregó al montón de malos pensamientos y decisiones que estoy tomando respecto a mi futuro laboral. Estoy pasando por la crisis de segundo año: no sé muy bien porqué estoy estudiando esto ni a lo que quiero llegar, me siento explotada en la universidad y el sistema educativo está aplastando mi espíritu que disfruta mucho del ocio, así que estoy pensando de manera seria el congelar un año. El no querer ir a hacer trabajo de campo me hizo preguntar ¿por qué no quiero hacer esto? y ¿qué hago estudiando antropología si ésta se basa en el trabajo de campo? Tengo amigos que abiertamente dicen "odio el trabajo de campo, me dedicaré a la investigación teórica y a la antropología de oficina"; yo no estoy en contra de esto (de hecho, me encanta) pero mi espíritu altruista me dice que debo trabajar con la gente y aportar desde ahí.
Así que como tengo que ir de manera obligatoria, pensé acerca del porqué no quiero ir y concluí:

  1. El tema que elegimos con mis compañeros (somos un equipo de tres personas) no es de mi especial interés. 
  2. Considero que es casi suicida agotar nuestro trabajo de campo en 6 días. Eso significa, literalmente, agendar entrevistas como locos y correr de un lado hacia otro. Considerando que recién se empieza a "trabajar" de verdad al 2 día o incluso el 3 (hay que establecer relaciones con la gente, encontrar personas que quieran colaborar, etc). 
  3. Mi experiencia pasada de terreno fue asquerosa. Para mi primer terreno, estaba muy entusiasmada: pensaba que estaba resolviendo el problema del desarrollo del tercer mundo, que estaba inventando la rueda antropológica, estaba haciendo una panacea disciplinaria en donde tenía que demostrar todo lo aprendido en el año. Era el momento de brillar: pero no fue así. Me fui con un grupo al que no conocía, a un lugar en donde no había nada, y en donde nos costó demasiado trabajar. Nuestro terreno se calló de un día para otro, y ya no sabíamos que hacer. Además, este primer ejercicio era solo describir un oficio y sus componentes, para "soltar la mano y la escritura", nada extraordinario. Felizmente, pudimos resolverlo, no sin mis crisis de angustia y culpabilidad de no haber hecho lo suficiente. Sin embargo, al momento de entregar mi reporte final, recibí felicitaciones y muy buenos comentarios. Aprobé el ramo con muy buena nota, pero la culpa me agobia hasta hoy.
  4. Creo que esto es lo más importante: soy una persona que necesita esquemas en su vida (casi de manera esquizofrénica). Sé perfectamente lo que haré mañana, pasado, y así. Soy muy puntual, siempre estoy donde tengo que estar, en el momento preciso. Tengo planners, esquemas y calendarios para todo. Soy de esas personas que estudia días antes de la prueba y tengo todo fríamente calculado, por lo que no saber con qué mierda me voy a encontrar en Concepción me desespera y causa inestabilidad, ansiedad y mucho, mucho temor. Como tengo la mala experiencia del terreno pasado, el temor aumenta aun más. 
  5. Esto es lo segundo más importante: la crisis de mi hogar. Mi mamá está con una licencia médica importante, deprimida y desganada. Además, hemos tenido problemas con las cañerías de mi departamento (se soltaron con el movimiento del terremoto) y están goteando el techo de mi vecino de abajo por segunda en menos de un año. La vez pasada, significó un gasto altísimo de dinero, además de hacer un hoyo en mi piso y luego reconstruir todo eso. No queremos pasar por lo mismo de nuevo, pero creo que por ahí vamos. Vivo sola con mi mamá y mi perro, y claramente deseo la estabilidad de mi casa, por lo que dejar a mi mamá sola justo en este momento me genera mucha angustia.
  6. Soy la única mujer del grupo. No supone mayor problema para mí, porque no soy sexista, pero mis compañeros, a veces, simplemente no me pescan. Todo es risas y buena onda. Valoro eso, pero no quiero ser poco seria en este trabajo.
Creo que el no querer hacer este terreno en específico no significa que odie el trabajo de campo
El próximo terreno será en Mendoza, Argentina y eso me tiene muy entusiasmada. Luego viene la pre-tesis y la tesis, basadas en un trabajo de campo que nosotros queramos realizar, por lo que aprovecho toda experiencia de salir e investigar, pero creo que este no es el momento ni el tiempo indicado para hacerlo. Además el viaje desde Santiago a Concepción en bus es de alrededor de 7 horas y eso significa demasiado tiempo perdido (y merma mi entusiasmo de llegar, claramente). Además, y no menos importante, significa una semana de estrés, sin mayor contacto con el mundo, sin mucho acceso a internet (ni al blog, de manera clara) y lo que es peor: ¡sin poder leer el nuevo capítulo de Shingeki no kyojin que sale la próxima semana! es terrible porque mis amigos me harán spoiler y yo en serio me tomo mi tiempo para leer y releer el manga, para poder ordenar todo en mi cabeza (y conspirar).  
De todas formas, hay cosas buenas: la experiencia de salir. No conozco Concepción ni sus alrededores, por lo que espero poder turistear un poco (ya me voy haciendo la idea de que no lo lograré). Además, el ir a un lugar ajeno significa que tuve que comprar un montón de cosas, como un pijama decente, un montón de artículos de aseo personal (soy casi TOC, así que disfruto mucho eso), calcetines y esas pequeñas cosas. 
Hay días en que podré compartir con otros grupos de trabajo y con mis amigos, por lo que estar juntos fuera de Santiago no parece una idea tan mala
Por último, puedo justificar mi estrés/mal genio con tan solo decir "estoy a días de empezar el trabajo de campo" y es como si todos se alejaran de manera inmediata y entendieran que estoy en el peor estrés antropológico. 
No están muy equivocados. 

Etiquetas:


¡Deja un comentario // 2 comentarios




Fran // 21 años // Santiago de Chile
Lamentos de una estudiante promedio de antropología.
lifestyle • animé y manga • arte • música • literatura • bordado • feminismo • otros.
Combato el patriarcado y la heteronorma desde un computador.
Soy ante todo, una chica odiosa. Pero graciosa.
g i r l p o w e r
Image and video hosting by TinyPic .