sobre mísobre el bloghablémosinstagramtumblr
Diario de campo: Qué es y cómo se hace (o pretendo hacerlo)
13 sept. 2015 // 9:24


Hace un rato llevo ya reflexionando acerca de algo que ha sido siempre esencial en mi vida, pero que se volvió fundamental dentro de mi labor académica: el diario de campo. Todo partió porque hace unos días, mi profesor de Pensamiento Latinoamericano nos dijo que a fin de año debemos presentar un trabajo de investigación a elección, y para eso, debíamos registrar todos nuestras experiencias relativas a éste en un diario de campo exclusivo para dicha actividad que será evaluado, y yo pensé: a la mierda, me voy a sacar una pésima nota, ¿la razón? mis diarios de campo son extremadamente desordenados y nunca he sabido bien como estructurarlos, a diferencia de todos los elementos de mi vida. Como buena virgo, soy extremadamente ordenada, con mis estudios, mis cuadernos, mi habitación, y todo, todo en mi vida está bajo control, menos mi diario de campo (porque creo que es la materialización de mi cerebro y mi cerebro es terrible)
Pero primero: ¿Qué es un diario de campo? 
Este diario es un instrumento de investigación que se utiliza para registrar datos que luego serán analizados/interpretados. Hay un montón de diarios de campo, como los diarios de naturaleza, que generalmente buscan describir y categorizar paisajes y microorganismos y generalmente van acompañados de dibujos y fotos para su mejor comprensión; el journal, en donde se hace un punteo de nuestro día, a modo de diario de vida, los diarios para dibujos, utilizados generalmente por diseñadores/ilustradores, y el diario de campo etnográfico, en donde se registran los datos obtenidos por medio de la observación participante y/o entrevistas, y al que me referiré acá.
¿Por qué se llama diario de campo? Porque busca registrar todos los datos obtenidos en el trabajo de campo, en donde los antropólogos y otros cientistas sociales nos vemos inmersos a fin de realizar nuestras investigaciones. 
De esta forma, se registran datos relevantes que pueden ser obtenidos solo por medio de la experiencia y la observación directa, y que, obviamente se nos olvidarán. 
El problema partió ahora que me piden hacer uno de manera ordenada, para observaciones esporádicas y que es peor, será evaluado. Entré en una especie de colapso porque en serio no sé cómo hacerlo ya que mis anteriores diarios se han estructurado de manera espontánea cuando ha sido necesario y han sido terribles, así que me puse a leer y saqué algunos tips útiles para cualquiera que quiere llevar un diario, científico o no. No soy la fuente suprema del conocimiento en esto, y cada cual tiene su metodología, pero una ayudita de una compañera desesperada no iría mal. Para empezar, cito:


"Cada investigador tiene su propia metodología a la hora de llevar adelante su diario de campo. Pueden incluirse ideas desarrolladas, frases aisladas, transcripciones, mapas y esquemas, por ejemplo. Lo importante es que pueda volcar al diario aquello que ve durante su proceso investigativo para después interpretarlo." 1.





  1. Elige una libreta que te guste, te acomode y cumpla tus necesidades: Partamos por lo obvio, tu diario es algo que sí o sí deberás "amar", por lo que, al menos, debe ser bonito. Puedes diseñarlo tu, puedes comprarlos, puedes recibirlos, pero lo importante es que  sean agradables de ver y que satisfagan tus necesidades. En mi caso, estos son los míos:  el de flores es mi diario de campo para terreno y el azul con el cuadro de Van Gogh en la portada, es el que utilizaré para Pensamiento latinoamericano. El primero fue un regalo de navidad -comprado en la Papelaria del Parque Arauco- y el segundo lo compré en la tienda Morph del Costanera center. Ambos tienen líneas en sus hojas y son de un tamaño discreto. El tamaño es muy importante, al menos dentro de la antropología, pues si una persona te ve anotando en un block de dibujo o en algo extremadamente grande se perturbará y llamarás la atención más de lo necesario (y los antropólogos tenemos el problema de creer que pasamos desapercibidos). Sin embargo, si llevas un diario de naturaleza/dibujo quizás te convenga uno más grande y de hojas blancas.
  2. Registra tu diario: Escribe tu nombre, alguna institución asociada y contacto en caso de extravío, en la primera hoja. Yo escribí mi nombre, mi carrera y universidad, además de "en caso de extravío favor contactar" junto a mi mail y facebook. Nunca se sabe si se perderá, y toda la información contenida en él se podría ir al carajo (y en ello gran parte de tu investigación)
  3. Elige un diario resistente, bien encuadernado y que no se rompa fácil. Mi primer diario fue un regalo muy bonito, pero se descompaginó y literalmente cayeron todas sus hojas (yo estaba de muerte).
  4. Anota todo, todo, TODO lo que llame tu atención, hasta lo que parece obvio; a donde sea que  vayas, serás un marciano que no conoce la Tierra (eso me dijeron en mi primera introducción al campo y les juro que es verdad). Describe olores, temperatura del ambiente, sonidos, etc. Además, describe tus percepciones, reflexiones: como te sientes, que estás pensando. Debes intentar ser lo más fiel posible a lo observado y no inventar información. Ten en claro que lo que escribes no es la realidad objetiva y absoluta, pues eso no existe; sino que es la realidad a través de los ojos del observador, y ser fiel a eso. Cuando revises los datos, irás descartando lo que no te sirve, o los datos que ya saturaste, pero en un primer momento todo es relevante.
  5. Contextualiza tus datos, pon fecha, horas de observación, y lugar en donde estás. Esto es esencial a la hora de revisar todo y pensar "de dónde mierda saqué esto".
  6. Complementa la información; ya sea con dibujos o investigaciones posteriores. Personalmente, yo suelo dibujar mapas de donde estoy, que luego digitalizo y entrego. Además, comparo y complemento la información obtenida con otras fuentes. Por ejemplo, el año pasado estuve en una plantación de frutas y los temporeros encargados de la naranja me explicaron los ciclos de ésta a partir de algo llamado "la flor" y yo no entendía nada, porque la flor era suprema. Su información no era errada o inválida, era solo su codificación temporal/lingüística, así que devuelta a mi escritorio pasé horas y horas leyendo en internet cómo se plantaba la naranja y cuál era su ciclo: coincidió con lo que me habían dicho en terreno, pero ahora estaba explicado en mis códigos. 
  7. Sé ordenado, dentro de lo posible: sé no soy la persona más adecuada para decir esto, pero por favor inténtalo. En mi diario de campo -el de flores- tengo desde mi lista de libros y películas por leer y ver, conversaciones con amigos que derivaron en temas interesantes, apuntes de mis clases de música, dibujos, planes de redacción, planes semanales, seminarios, mapas de observación, datos de observaciones esporádicas y un sin fin de cosas más. No sigan mi ejemplo, destinen un terreno, una investigación por diario. O si piensan seguir mi ejemplo, sean ordenados, separen las hojas con post it, con corchetes, clips, etc. Hagan que el diario sea inteligible para otra persona aunque nunca vayan a mostrárselo. Esto es especialmente difícil pues generalmente anotamos todo en las condiciones que no elegimos para hacerlo y  generalmente escribimos todo muy rápido, por eso, quizás te convenga tener otro diario en donde pasar todo en limpio (nunca he hecho esto y jamás lo haré porque lo considero una pérdida de tiempo, pero quizás a alguien le resulte).
  8. Ten tu espacio en tu diario. Hay quienes recomiendan dividir la hoja en dos columnas: en una, anotar todo lo observado y lo material tangible, y en la otra, anotar las percepciones, impresiones y conclusiones, cómo te sientes respecto a lo observado. Si pudieses escribir estas dos columnas en colores distintos sería genial. Particularmente nunca he usado esta técnica pero lo intentaré (lo juro).
  9. Cuando termines tu jornada de observación, relee la información obtenida (de manera inmediata apenas llegues a la comodidad del escritorio). Así sabrás que debes observar o no en el día siguiente; a quien entrevistar, en qué hacer más hincapié, etc.
  10. Comparte y compara la información con tus compañeros de investigación, si es que los tienes. De esta forma, puedes triangular la información y dirigirla según lo que han obtenido en conjunto, además de complementar tu diario y robar ideas de tus amiguitos. 

Debes tener en cuenta que los diarios de campo suelen ser los primeros pasos de libros e investigaciones mayores, en el caso de los diarios científicos, así que dedícale el tiempo correspondiente y pon algún grado de esfuerzo en él. No es necesario que sea perfecto, generalmente no lo son! puedes decorarlo, rayarlo o dibujarlo, lo importante es que tu lo entiendas, pues no hay metodologías para su realización (felizmente).

Bibliografía: 

1.-Definición de diario de campo. Recuperado de http://es.wikihow.com/hacer-un-diario-de-campo el 13 de septiembre de 2015.
2.-Cómo hacer un diario de campo. Recuperado de http://es.wikihow.com/hacer-un-diario-de-campo el 13 de septiembre de 2015.

Etiquetas:


¡Deja un comentario // 3 comentarios




Fran // 21 años // Santiago de Chile
Lamentos de una estudiante promedio de antropología.
lifestyle • animé y manga • arte • música • literatura • bordado • feminismo • otros.
Combato el patriarcado y la heteronorma desde un computador.
Soy ante todo, una chica odiosa. Pero graciosa.
g i r l p o w e r
Image and video hosting by TinyPic .